Tantra, espiritualidad, ciencia, kybalión

Suscripción al Blog

Mantente informado, Suscribete al blog

Powered by Drupal

6 RAZONES PARA EJERCITAR TU VAGINA

No ejercitar tu vagina te hace menos femenina...La tradición tántrico-taoista dispone de ejercicios yoguicos para tu yoni.El término sánscrito yoni significa 'útero', 'vagina', 'vulva' o 'vientre' (en el sentido de 'fuente de vida'). Son una serie de movimientos que promueven la salud y el bienestar de los órganos sexuales y reproductivos femeninos. En esencia son un profundo y suave masaje para tus órganos reproductivos.

Aquí tienes 6 razones por la que deberías practicar yoni-yoga

 

 

1 ALIVIA EL DOLOR EN LAS MENSTRUACIONES DOLOROSAS.-

 La práctica del yoni-yoga puede ayudarte a aliviar el dolor y molestias asociadas al periodo menstrual. Y son muchas las mujeres que dicen que al realizar yoni-yoga sus periodos menstruales son más cortos y menos molestos.

Es importante decir que este tipo de gimnasia aplicada a tus órganos reproductores no es recomendada durante el periodo, ya que incrementa el flujo de sangre hacia la región pélvica, por lo que es aconsejable descansar para reanudar la práctica cuando se ha detenido el sangrado.

2 INCREMENTA Y ASIENTA EL FLUJO DE PRANA EN LA ZONA PÉLVICA.-

Como base física del alma femenina, la energía no debe estancarse en la zona uterina sino que debe fluir sin inhibiciones, tanto en el área propiamente dicha como hacia otras partes del organismo. Una de las ancestrales formas para que la energía femenina fluya y no se estanque en tu utero es la posición de yoga denominada Supta Baddha Konasana. Esta posición estimula los ovarios (la próstata en hombres), vejiga y riñones, armonizando la menstruación y menopausia así como algunas depresiones que tienen su origen en el estancamiento de la energía en la zona genital.

La práctica de este tipo de yoga mejora la circulación sanguínea y pránica en los órganos reproductores, por lo que incentiva de manera natural la líbido y el deseo sexual en una mujer.

3 MEJORA LA FERTILIDAD.

Existen testimonios de mujeres que dicen haber resuelto sus problemas de fertilidad con la práctica del yoni yoga.

 La posición yóguica del Puente o Setu Bandha Sarvangasana es un regalo de la sabiduria oriental para promover tu fertilidad, así como para el alivio de desarreglos menstruales, depresión e insomnio.

 

4 EMPODERA TUS MUSCULOS PÉLVICOS Y FAVORECE ORGASMOS MÁS INTENSOS.

Los musculos pélvicos actuan de manera directa al dar a luz y en el orgasmo. Cuanto más fuerte estén, major serán tus orgasmos.

Para ello puedes utilizar la posición de la guirnalda o malasana.

Otra forma de de fortalecer el suelo pélvico y que es muy sencilla es el uso de las llamadas "bolas chinas". Después de haberlas esterilizado en agua hirviendo, solo tienes que dar un poco de lubricante en la bola e introducirla en la vagina en la postura que te resulte más cómoda. Al ponerte de pie, por acción de la fuerza de la gravedad, las bolas tenderán a caer y todo lo que tienes que hacer es contraer los musculos para evitarlo. Una forma de hacer pesas con tu suelo pélvico.

5 SANA TU UTERO.

Este tipo de yoga estimula la producción y equilibrio hormonal por lo que puede aliviar las molestias y mejorar la salud y molestias en casos como fibrosis uterina, miomas uterinos endometriosis, prolapso uterino, entre otros. Siempre consulta con tu médico.

6 SANA TUS EMOCIONES Y TRANSMUTA EL DOLOR EN PLACER.

Según la tradicción tántrica, la mujer acumula el dolor emocional en su utero, por lo que situaciones emocionales no sanadas del pasado influyen directamente en los tejidos y en la salud de tus órganos sexuales.

Por tal motivo, procura ser siempre consciente del origen de tus emociones en tus relaciones de pareja. Comprendelas, desapegate de ellas en la medida de lo posible y no acumules resentimiento.

De la misma forma, por un proceso de sincronización, cuando enfocas tu atención en tu zona uterina y sexual de manera amorosa, con este yoga, abres la puerta a emociones sanadoras como el perdón a ti misma, la autoestima y la sanación de cicatrices emocionales del pasado.

Todas estas son muy buenas razones para empezar a prestar atención a tu área sexual con este tipo de ejercicios ejecutados de manera muy suave y amorosa. Además los beneficios físicos, emocionales, mentales y espirituales te permitirán sintonizarte a un nivel más profundo con tu natural poder femenino.

Practica yoga uterino como parte de tu vida desde un punto de vista holístico y permite que te acerque a la salud y al bienestar que te mereces. Recuerda que haces aquello que te mereces. Animo.

    Jesús Cediel Monasterio